Colonias

¿Qué es una colonia felina?

Como primera definición podríamos decir que una colonia felina es un grupo de gatos que vive en la calle, pero la realidad es algo más compleja que esta definición.

En todos los pueblos y ciudades del mundo existen colonias felinas  y en todos estos lugares pueden suponer situaciones de conflicto entre ciudadanos y felinos si no se gestionan adecuadamente. Su existencia se debe en un porcentaje altísimo, cercano al 90% o 95%, al abandono y a las pérdidas.

Hace ya muchos años que en Europa, en Estados Unidos, en Canadá y en otros países, su control se lleva a cabo de una forma ética, es decir, salvaguardando los derechos y el respeto a los animales. Se hace mediante el método CES (captura, esterilización y suelta). Hasta ahora es el único método que se ha demostrado eficaz, sin olvidar, que ninguno lo es al 100% si no se cuenta con la concienciación y colaboración de la sociedad, y sobre todo de quienes tiene la responsabilidad de cuidar y proteger a a los animales de los que son responsables.

Una colonia de gatos bien cuidada y controlada es una garantía de control de roedores e insectos y no tiene por qué suponer una molestia para los vecinos y mucho menos un peligro de salud pública.

Las personas que de forma voluntaria se encargan de alimentar a los miembros de las colonias, lo hacen únicamente con pienso seco y agua, los desparasitan periódicamente y controlan si alguno de ellos tienen signos de enfermedad, procediendo a administrarles la medicación adecuada. Aunque bien es cierto que a veces, personas amantes de los animales y bienintencionadas, los alimentan incorrectamente, con el consiguiente deterioro del entorno. A controlar y erradicar estos hábitos  se  dedican grandes esfuerzos.

En Tres Cantos el Ayuntamiento gestiona el CICA (Centro de Intervención y Custodia de Animales),  que junto con la labor de las personas que los alimentan llevan a cabo el control ético de las colonias felinas.  Quienes trabajan en el proyecto, disponen de una tarjeta emitida por el Ayuntamiento, que les acredita y autoriza para alimentar  a los gatos de las colonias. Estas personas asumen a su cargo el gasto de la alimentación y medicación que les suministran.